La Encuesta Continua de Hogares (ECH), del Instituto de Estadística y Censos (INEC) muestra un incremento en la población desocupada a partir del 2012 con una tasa de 4.1% a 5.5% en el 2016. Lo que se traduce en un incremento absoluto de 34,676 empleos destruidos. Dicho aumento en la tasa de desempleo se le puede atribuir a la desaceleración económica que estamos atravesando en los últimos años.

 Tomando en consideración años atrás podemos mencionar en el periodo 2003 al 2011 la generación de empleo fue mayor a la variación de la población económicamente activa (PEA).